contadores web -----------
BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio » Regionales » Piojó » PIOJÓ – Las dudas que deja la concesión de alumbrado público en Piojó

PIOJÓ – Las dudas que deja la concesión de alumbrado público en Piojó

El exalcalde Carlos Imitola suscribió el contrato por 20 años con la firma Sentel. Contraloría investiga un detrimento patrimonial.

Piojó, uno de los municipio más pequeños del Atlántico, contrató en 2014 una firma privada para la prestación del servicio de alumbrado público, por “una cuantía indeterminada”. Sus habitantes se quejan por la deficiencia en la prestación del servicio y el alto costo de sus tarifas, y el contrato es investigado por la Contraloría General del departamento del Atlántico, tras detectar un posible detrimento patrimonial de $1.118 millones.

 

El contrato de concesión fue firmado por 20 años, es decir hasta 2035, con la empresa Servicios de Energía y Telecomunicaciones (Sentel Ltda), representada por Samuel Felipe Otálora Ortiz, y por el alcalde de ese momento, Carlos Imitola González.

El objeto del contrato es el suministro, instalación, reposición, repotenciación (modernización), adecuación, mantenimiento, operación, expansión y administración de la infraestructura del servicio de alumbrado público del municipio y de sus corregimientos de Hibácharo, Aguas Vivas y El Cerrito.

La concesión, que fue autorizada por el Concejo Municipal de Piojó el 3 de julio de 2015, tiene la obligación de realizar inversiones anuales por $391.924.921, las cuales, según los habitantes de la población, no se ven reflejadas en el servicio.

El contrato también indica que para efectos fiscales y de legalización del mismo se estiman ingresos por $266.997.222, correspondientes al costo de la operación y mantenimiento de la infraestructura de alumbrado público proyectado para el primer año de operación de la concesión.

El alcalde actual, Wilmer Jiménez, aunque ha dicho que no está de acuerdo con la concesión, no ha iniciado ningún proceso para ‘tumbarla’, como sí lo hizo en 2007, cuando presentó un recurso en contra de la concesión de alumbrado público Iluminamos Piojó, que en esa época tenía el manejo de este servicio en esa población.

Según Jiménez, “le tocó asumir” esta concesión porque anular un contrato de estos “era desgastante”.

Jiménez dijo que en su segunda etapa como mandatario pensó en hacer lo mismo, pero al ver que “es un proceso largo” decidió aceptarla y legalizar la interventoría que le faltaba.

El mandatario reconoció que en los 20 años que dure el contrato todos los recursos que se recauden por este concepto irán para la empresa Sentel. “La Alcaldía Municipal no tiene injerencia en el contrato, no recibimos ningún peso. Solo ordenamos el cobro”, aceptó el alcalde.

Sobre cuánto dinero recibe la concesión, Jiménez señaló que el recaudo mensual es de aproximadamente $60 millones, pero que la gran mayoría del dinero que ingresa es por el pago de las empresas de telefonía celular que tienen antenas ubicadas en el área rural del municipio y otras empresas de servicios públicos, como Triple A y Gases del Caribe. Esta última compañía no tiene oficinas en esa población, pero se le cobra la obligación “por tener redes en el municipio”.

¿Mal servicio?

Para ver cómo estaba operando el servicio de alumbrado público en el municipio, EL HERALDO realizó un recorrido en horas de la noche por las calles de Piojó. Se encontraron luminarias de vapor, mercurio, incandescentes, halógenos, bombillas de luz mixta y led.

Se encontraron varios tramos oscuros, por ejemplo, la calle 12 con carrera 10A, Barrio Abajo y varios puntos del sector Los Olivos. Ruperto Rodríguez, quien vive en la zona, señaló que el servicio es malo porque las luminarias instaladas se dañan rápido.

“Llevamos rato con esta oscuridad y es peligroso por dos motivos: las calles son empinadas y puede sufrir una caída o la picadura de una culebra, al estar entre tanto árboles y tan altos”, señaló.

Este habitante dice que está pagando casi $5.000, por ser estrato 1 y no ve el recaudo por este impuesto reflejado en las calles del pueblo.

Situación parecida tiene el pensionado Rafael González, de 70 años, quien reside en la calle 6A con la carrera 10, barrio Las Piñuelas. Dijo que desde hace más de 3 meses está esperando que la empresa repare la luminaria de la esquina de su casa.

“Por mi edad no puedo caminar a oscuras, por tanto prefiero no salir en la noche para no caerme. A veces he necesitado salir, pero mejor evito”, sostuvo.

Mostró su recibo de energía eléctrica, que es donde viene facturado el servicio, y por ser estrato uno paga $8.470. Paga casi el doble que otras personas, con el mismo estrato.

Por su parte, la ama de casa Lisbeth Sulbara Ortega expresó que “están cansados” de decirle a la empresa Sentel que coloque una lámpara en el camino de la calle 13B con carrera 11.

El sector es totalmente oscuro y con árboles. Según los vecinos de la zona, el lugar es bastante apetecido por las culebras que hay en el pueblo. “Si el pueblo fuese peligroso, ya no tuviésemos casa. Pero como aquí no roban, nuestros enemigos son las serpientes que ya han picado a varias personas en el año, porque no las ven por la oscuridad”, aseguró Sulbara.

Sentel se defiende argumentando que las tarifas son bajas en comparación con otros municipios y que han hecho expansión del sistema, pues cuando llegaron solo había 283 luminarias y hoy en día cuentan con 645.

Según la firma contratista, el recaudo lo realizan de dos formas: vía Tesorería de la Secretaría de Hacienda del municipio o a través de Electricaribe, mediante un convenio que tiene dicha compañía eléctrica con el Municipio.

Hay varias demandas contra empresas

El alcalde Wilmer Jiménez contó que han demandado a empresas como Ecopetrol, RCN y Triple A, por no pagar el servicio de alumbrado público.

Contó que las compañías dicen que no pagan el servicio porque no tienen sede en el municipio, pero manifestó que “la ley habla de que si una empresa opera en un municipio, así no haga uso del alumbrado público, tiene obligación”.

En el caso de las empresas de servicio público usan redes subterráneas y no hay alumbrado público debajo de la tierra, pero el alcalde puso como ejemplo el siguiente caso: “Si un tubo del sistema de gas se rompe en la noche, deben utilizar el alumbrado público para hacer la operación”. Y si lo hacen de día, preguntamos: “En ese caso bien, pero está por cualquier ocasión”, respondió.

Las empresas no pagan el alumbrado público desde hace cuatro años.

“Tarifas fueron aprobadas por acuerdo municipal”

Samuel Otálora, gerente de Sentel, asegura que las tarifas no las fijó la concesión, sino que fueron aprobadas por el Acuerdo Municipal 012 del 11 de julio de 2014. Para el estrato 1 es de $4.000, para el 2, de $4.500 y para el 3 de $5.000. “Quiero dejar claridad que nosotros no impusimos ningún tipo de tarifa, sino que cogimos un acuerdo vigente en el estatuto tributario, que de hecho al compararla con otras tarifas bajaron, porque eran del 10% sobre el consumo de energía de alumbrado, por eso se me hace raro que el usuario de estrato 1 y 2 se esté quejando”. Otálora dijo que sería bueno compararlas con municipios similares como Juan de Acosta, Tubará y Baranoa para que se identifique si están o no altas. Resaltó que el mantenimiento se hace durante todo el mes y está dentro del rango del 95% de eficiencia que pide la Creg. “Como tal el municipio está alumbrado. Tenemos 645 luminarias, y cuando llegamos encontramos 283, si hay cinco o diez dañadas no se puede decir que el pueblo está a oscuras”. Destacó que están modernizando el servicio pasando de sodio a Led. “En ese orden de ideas digamos que la inversión inicial que pedía el contrato se está haciendo”. Aclaró que una cosa es lo que facturan y otro lo que recaudan. “Se facturaron $79 millones y se recaudaron $45 millones. El recaudo del 58% es muy bajo”, dijo. Electricaribe a través del convenio descuenta el valor de la energía del alumbrado público.

Por: El Heraldo

Te puede interesar

PIOJÓ – En Aguas Vivas, jurisdicción de Piojó, más de 100 casas están en riesgo

Más de 100 casas del corregimiento de Aguas Vivas, en jurisdicción de Piojó están en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *